Zona Costera

Manejo y protección de sus sistemas socio-ecológicos

Zona Costera

Chile cuenta con 4.300 km lineales de costa, sin embargo, si fuésemos capaces de medir metro a metro la línea costera, incluyendo los recovecos de fiordos, bahías o golfos, y considerásemos — además— la línea costera de cada isla del país, el largo alcanzaría más de 100.000 km, equivalentes a dos vueltas y media a la Tierra.

En la costa existen zonas de alto valor socioambiental, ecológico y turístico que concitan el interés de una gran diversidad de actores. La coexistencia de usos e intereses, sin embargo, suele provocar una presión desmedida que se manifiesta en la transformación de la zona costera, en el cambio de sus paisajes y en la modificación de ecosistemas clave para las comunidades. Humedales costeros, dunas y playas han cambiado aceleradamente, intervenidos o influenciados por las edificaciones, carreteras y otros usos antrópicos. Con ello se han perdido irremediablemente muchos de los servicios ambientales que estos ecosistemas brindan a todas las comunidades aledañas.

Especialmente preocupante es esta situación si consideramos la alta vulnerabilidad de la zona costera frente a los efectos del cambio climático, como es el aumento del nivel del mar y la exposición a marejadas. Estos fenómenos amenazan con reducir o destruir la zona costera y, junto con ello, su rol fundamental como factor de resiliencia al cambio climático.

Preservar las funciones ecológicas de la infraestructura verde costera -como los humedales y dunas-, compatibilizando los distintos usos e intereses que recaen sobre esta zona, es una tarea urgente en la que nos hemos involucrado a través de diversas acciones y proyectos. El trabajo en torno a la protección y manejo del Humedal Río Maipo es uno de ellos, y a partir de esa experiencia nos hemos sumado a iniciativas que promueven la implementación de un enfoque ecosistémico e integrado en la zona costera, para garantizar su conservación en el tiempo.

Proyectos
Menu