Historia del Parque

En 1922 el Gobierno de Arturo Alessandri determinó la construcción de seis grandes polvorines en el Fundo San Luis que el Ejército tenía en la precordillera de la comuna de Peñalolén, para almacenar explosivos, armas y municiones. Con el tiempo, en el lugar también se habilitaron caballerizas, miradores y otras estructuras en apoyo a la función militar. Sin embargo, el sitio gradualmente dejó de prestar esos servicios y el año 2004 cesó definitivamente esa función, dejando las  infraestructuras como testigos del uso que tuvo el recinto en el siglo pasado.

Ese mismo año, tras la gestión de la ONG Defensores del Bosque Chileno y de Fernando Castillo Velasco, entonces alcalde de La Reina y presidente de la Asociación de  Municipalidades de la Zona Oriente de Santiago – Protege (actual Asociación de Municipalidades Parque Cordillera), el Ejército de Chile cedió estos terrenos a la comunidad, para que allí se implementara un Centro de Educación Ambiental, utilizando los polvorines aún existentes. Este acuerdo fue firmado por Adriana Hoffmann, coordinadora nacional de Defensores del Bosque Chileno; el general Miguel Trincado, general de la brigada C.A.A; Fernando Castillo Velasco y los
directores de Protege, Felipe Bañados y Carlos Fuenzalida.

Bajo el liderazgo de Defensores del Bosque comenzó a desarrollarse el primer proyecto para crear un Centro y Programa de Educación Ambiental y Formación Integral en esta área que, entonces, recibió el nombre de Parque Natural Cantalao Precordillera. El nombre proviene de un lugar que Pablo Neruda creó frente al mar, cerca de su casa en Isla Negra, para acoger e inspirar a artistas de diversas disciplinas.

El proyecto encabezado por Adriana Hoffmann logró la realización de diversas actividades educativas y la visita de muchísimos estudiantes de la Región  Metropolitana, hasta 2007. Ese año la empresa Metrogas inició la construcción de una planta de respaldo de gas propano en un sector del parque, tras lo cual Defensores del Bosque Chileno decidió poner fin a su proyecto en Cantalao Precordillera, pero no sin dejar huellas importantes y aprendizajes que ahora, a través
de la construcción del nuevo Centro de Educación Ambiental, queremos rescatar y, por cierto, poner en práctica. El convenio entre el Ejército y la Asociación de Municipalidades de la Zona Oriente de Santiago – Protege, sin embargo, siguió vigente.

El año 2010 esta Asociación cambió de administración y pasó a llamarse Asociación de Municipalidades Parque Cordillera (APC), integrada por siete municipios con influencia en la precordillera metropolitana, agrupados para proteger y administrar los parques que cada uno de ellos tuviera en esta zona. Entonces la APC comenzó las gestiones para darle vida nuevamente al Parque Narural Cantalao Precordillera y actualizar el convenio vigente. Tres años después, el 7 de mayo de 2013, el Ejército le otorgó el comodato para la administración de 37,5 hectáreas del Parque, para el desarrollo de programas de educación ambiental que rescataran el objetivo y motivación con que este parque había sido concebido años antes.

Tiempo después el interés de APC convergió con el del Ministerio de Medio Ambiente de invertir los recursos necesarios para hacer del Parque Natural Cantalao un Centro de Educación Ambiental icónico en Chile y a nivel mundial; un Centro que pudiera recoger los sueños del proyecto que lideró Adriana Hoffmann, y ser parte de las tendencias mundiales de Educación Ambiental y Formación Integral en la Naturaleza.

Menu