Cerro Renca: Proyecto Mirador Cumbre

La comuna de Renca cuenta con un conjunto de cerros denominado “Cerros de Renca”, formados por las cumbres de los cerros; Renca, Colorado, Puntilla, Lo Ruiz, Cóndor, La Cruz y Las Perdices, los que en conjunto suman una superficie de 839 hectáreas distribuidas entre las comunas de Renca y Quilicura, constituyendo una de las superficies más grandes de suelo destinadas a parques urbanos de la región Metropolitana.

La Municipalidad de Renca cuenta con más de 200 hectáreas destinadas al futuro Parque Metropolitano Cerros de Renca, proyecto que tuvo -como primer paso- el desarrollo de un Plan Maestro, a cargo del arquitecto Teodoro Fernández y el equipo de Lyon Bosch + Martic. Este Plan Maestro, a su vez, contó con el apoyo de Urbanismo Social, quienes estuvieron a cargo del proceso participativo, en el que involucraron más de 7.000 vecinos en la definición del Plan Maestro final.

“Siempre ha estado en la memoria colectiva esta idea de que los cerros no son sólo montañas tutelares del Valle de Santiago, sino que también son parte de nuestro paisaje y posibilidad de naturaleza. Sobre todo, cuando la ciudad va creciendo y ocupando casi todos los espacios disponibles”, afirma el arquitecto a cargo Teodoro Fernández.

La primera etapa del Plan Maestro contempla la intervención del cerro Renca, denominada Zona A, en una segunda etapa el desarrollo del cerro Colorado, denominada Zona B, y una tercera zona denominada borde urbano. Para la Zona A está contemplado el mejoramiento de las obras existentes a través de la conservación de espacios públicos financiado por el Gobierno Regional (FNDR).

Los proyectos

Espacio comunitario Cerro Chico: contemplará quinchos, zona de juegos y distintos espacios para que las familias y la comunidad en su conjunto puedan compartir y disfrutar del cerro.

Vivero Metropolitano: Renca es una comuna de tradición agrícola hasta la actualidad, por lo que en el cerro se propone instalar un vivero que sirva de punto de cultivo de distintos tipos de especies vegetales, con diferentes usos, algunas de las cuales a futuro servirían para reforestar el parque.

Red de senderos y miradores: una red de senderos que se une a los existentes; que permitirá a los visitantes recorrer el cerro, disfrutar las vistas, conectarse con la naturaleza, hacer deportes, etc.

Mirador 360º en la cima o Mirador Cumbre: se proyecta un mirador en 360º grados en la cima del cerro Renca, el cerro isla urbano más alto, otorgando una vista inédita a todo Santiago.

 

Mirador Cumbre

La Municipalidad de Renca, conociendo la experiencia de nuestra Fundación en el desarrollo de infraestructura para la accesibilidad en base a un diseño sustentable, nos invitó a ser parte de este importante proyecto. Nuestro equipo de arquitectura, en base a la hoja de ruta del Plan Maestro desarrollado, diseñó en conjunto con la Municipalidad de Renca el Mirador Cumbre, el que tendrá la particularidad de ser el único punto urbano natural con una visión panorámica de la ciudad. Desde los distintos puntos cardinales del mirador se podrán contemplar una serie de hitos característicos de la capital, tales como las cumbres de otros cerros, hitos arquitectónicos, hidrológicos, culturales e históricos. Un recorrido visual de Santiago completo, desde un solo punto.

Además, luego de la forestación -que desde hace unos años se está desarrollado, y que continuará durante el año 2020- este lugar será una espacio único de conexión con Naturaleza para las comunidades de Renca, las comunas aledañas y, por supuesto, para toda la ciudad de Santiago.

El proyecto del Mirador Cumbre Parque Metropolitano Cerros de Renca, se desarrolla ordenado en torno a un recorrido en espiral, que comienza en una gran plataforma de acceso,  situada en la zona de “la cantera”, lugar donde además se proyecta la llegada del futuro funicular, propuesto por el Plan Maestro.

Desde ahí se inicia un ascenso suave por un sendero de maicillo el que acompaña la cota del cerro. En ese recorrido el usuario se encontrará con miradores menores, que reconocen algunos hitos urbanos y destacan principalmente los puntos cardinales. Si por el norte y el oriente encontramos dos miradores que emergen del cerro y se adentran en el paisaje, enmarcando ciertas vistas importantes, por el poniente encontramos una escalera monumental que ofrece una manera distinta de subir a la cumbre, ya no rodeándolo, sino de manera directa.

Una vez en la cumbre, accedemos a una plataforma en forma de anillo que ofrece vistas a toda la ciudad. Una banca circular acompaña el perímetro interior de anillo para reforzar su forma y condición; ofreciendo descanso. Al centro del anillo, se encuentra la cumbre coronada por la base de la cruz preexistente. En el piso se disponen señaléticas en forma radial, las que hacen referencia a hitos geográficos y urbanos de toda la ciudad, detallando además su distancia respecto al cerro.

Finalmente, la propuesta incluye la incorporación de material vegetal en zonas específicas, cuya elección respeta las especies del lugar e incorpora de manera sutil algunas agrupaciones que responden de buena manera a los requerimientos propios del paisaje xerófito (vegetación adaptada a medios secos).

Menu