Parque Natural Cantalao Precordillera

El Parque Natural Cantalao Precordillera, ubicado en la comuna de Peñalolén de Santiago, Región Metropolitana, es un escenario natural idóneo para conocer y admirar el singular bosque nativo mediterráneo de la zona central. Su ubicación a los pies de la Cordillera de los Andes y en el límite urbano, lo han convertido en un sitio estratégico para realizar Educación Ambiental y Educación en la Naturaleza dentro de la región.

Es así que el Ministerio del Medio Ambiente -a través del Fondo de Protección Ambiental (FPA)– el año 2016 destinó recursos para comenzar a construir en este lugar un gran Centro de Educación Ambiental que reutilizara la infraestructura previamente existente, y potenciara la difusión y el aprendizaje de este valioso ecosistema. De igual forma, este Centro sería un escenario óptimo para realizar otras actividades de educación formal e informal en la naturaleza. En palabras del Ministro de Medio Ambiente de ese momento, Pablo Badenier, el objetivo era crear “un espacio de encuentro, no sólo para actividades ambientales, sino que también educativas en todos los ámbitos, culturales y artísticas; un lugar en el que las niñas y niños de todo el país pudieran conocer, apreciar y conservar la biodiversidad existente en la precordillera andina”.

Tanto por  la riqueza natural de su bosque esclerófilo -que es el principal exponente de la vegetación de clima mediterráneo de la zona central-, como por su  ubicación a los pies de la cordillera de los Andes y dentro de la red de parques periurbanos de la Asociación Parque Cordillera, el Parque Cantalao es un sitio estratégico para realizar educación ambiental en la Región Metropolitana. Por ello, durante el años 2016 el Ministerio de Medio Ambiente lanzó un concurso para licitar el proyecto “Centro de Educación Ambiental Parque Natural Cantalao”, a través del cual se quiere implementar infraestructura adecuada para para fomentar el conocimiento del bosque nativo de la zona.

El proyecto fue adjudicado por nuestra Fundación, y en diciembre de 2016 iniciamos su desarrollo.

“Dejemos a nuestros niños mirar las montañas y las estrellas arriba; dejémoslos mirar la belleza del agua y de los árboles y flores de la Tierra. Así ellos empezarán a pensar, y pensar es el inicio de la real educación”. 

David Polis
Menu