14/septiembre/2016
Usuarios del Hospital del Salvador tienen nuevo jardín sanador El Ceibo

Santiago, 14 de septiembre de 2016.- Nadie pone en duda que estar en contacto con la naturaleza nos hace bien; lo sabemos intuitivamente desde siempre, y en las últimas décadas también la ciencia lo ha comprobado. Conscientes de ello, hace dos años el Hospital del Salvador junto a las Fundaciones Inspira y Cosmos iniciaron el proyecto de Recuperación de los Jardines Interiores del Hospital El Salvador que busca convertir estos espacios en lugares más amables que apoyen el proceso de recuperación de los pacientes y aporten bienestar a sus familiares y a funcionarios del recinto. Juntos ya han construido 6 jardines sanadores, uno de los cuales se inauguró esta mañana: el jardín El Ceibo. Este es un espacio con accesibilidad universal abierto a toda la comunidad, ubicado frente a la sala de espera de la UCI por lo cual tiene un rol fundamental en la acogida y contención de los familiares de pacientes internados en esa unidad, además del resto de la comunidad hospitalaria.

“Estamos muy contentos con este nuevo patio recuperado, porque los patios sanadores son fundamentales en todo el proceso de cambio que estamos viviendo dentro del Hospital. Las obras complementarias a la construcción del nuevo hospital están en pleno desarrollo, y ya  más de 250 funcionarios han sido trasladados a sus nuevas dependencias, y entonces es necesario tener  nuevos lugares donde la comunidad pueda confluir. Los patios recuperados son parte de dicho proceso”, señaló el  Dr. Carlos Altamirano, Director del Hospital del Salvador.

En su recuperación, el jardín El Ceibo fue dotado con áreas de descanso, paisajismo y accesibilidad universal. Además, se reutilizaron en él varios elementos provenientes del antiguo edificio del Hospital –actualmente en demolición- como, por ejemplo, la banca circular que rodea el ceibo y las puertas de acceso al jardín, que pertenecieron a la unidad de maternidad; y los escaños que fueron parte del parque central.

“Además del paisajismo y nueva infraestructura, el gran valor de este jardín está dado por el entusiasmo y energía que pusieron los funcionarios del hospital en su diseño, en la pintura de los muros circundantes y en  la plantación. Eso es fundamental porque, finalmente, esta espacio es también de ellos, para ellos”, agregó Doris Erlwein, Directora Ejecutiva de Fundación Inspira.

El Hospital del Salvador cuenta con más de 12 jardines interiores que fueron incorporados en su diseño y construcción original en 1871, pero desatendidos con el paso del tiempo.  Son espacios con gran potencial para convertirse en jardines sanadores o terapéuticos y, de esta forma, servir de complemento al tratamiento de sus pacientes y a aportar a la calidad de vida todos los usuarios.

Finalmente, Felipe Correa, Director de Proyectos de Fundación Cosmos recalcó que “Es importante entender que la existencia de jardines dentro de los centro de salud no son un lujo, sino una necesidad, y por lo mismo deberían ser cada vez más las iniciativas del sector privado y  público para desarrollar proyecto como este”.

La creación de jardines sanadores en centros de salud ya es una tendencia en países como Estados Unidos o en Europa, porque son cada vez son más los estudios científicos que comprueban que la exposición a la vegetación tiene impactos positivos sobre nuestro organismo, ayudándolo a sanarse. Ejemplo de ello es el estudio realizado por la médico y neuroinmonóloga Esther Sternberg, en el que señala que sólo tres a cinco minutos observando espacios dominados por árboles, flores o agua ayudan a reducir el enojo, la ansiedad y el dolor, pudiendo inducir además cambios en la presión sanguínea, tensión muscular y actividad eléctrica del corazón y el cerebro. Asimismo, otro estudio hecho por Walch et al (2005) demostró que personas recuperándose de una cirugía en una pieza con luz natural y vista a un jardín, necesitan 22% menos medicamentos para el dolor que aquellos que están en piezas sin esas condiciones.

Menu