25/octubre/2016
Ley de Derecho Real de Conservación – Diálogos de Conexión con la Naturaleza
Share on FacebookTweet about this on Twitter
Comunidad Activa –

A fines de octubre realizamos el último Diálogo de Conexión con la Naturaleza de este año. El tema tratado es de suma importancia para la conservación de nuestros recursos: la Ley de Derecho Real de Conservación; recientemente promulgada en nuestro país.

Francisco Solís, especialista en conservación ambiental, abogado y uno de los promotores de esta Ley, nos habló de sus alcances y beneficios.

Ley de Derecho Real de Conservación – Diálogos de Conexión con la Naturaleza

El Derecho Real de Conservación es una ley promulgada recientemente en nuestro paí­s, y un una valiosa herramienta para la conservación de tierras públicas y privadas. Para conocer más sobre ella, en noviembre realizamos un Diálogo de Conexión con la Naturaleza en el que Francisco Solí­s, especialista en conservación ambiental, abogado y uno de los promotores de esta Ley, nos habló de los alcances y beneficios de esta nueva ley.

El Derecho Real de Conservación es un nuevo instrumento del ordenamiento jurídico que tiene por objetivo contribuir a la protección y el resguardo del patrimonio natural de nuestro paí­s. Es una herramienta que incentiva y permite formalizar las iniciativas privadas de conservación, complementando así­ el rol del Estado en la protección de nuestros ecosistemas; sobre todo de aquellos que están subrepresentados en el SNASPE.

A través de la aplicación de esta ley, cualquier persona tiene la posibilidad de proteger y conservar terrenos de su propiedad que tengan valores ecológicos, y/o de cooperar con otros actores interesados en conservar distintos atributos o funciones del medio ambiente en mismo espacio.

“Como esta es una Ley de la República cualquier ciudadano la podría utilizar, ya sea como propietario o como tercero interesado en el valor de conservación de un determinado predio. Con instrumentos como este podemos garantizar que su voluntad quede plasmada en un instrumento legal robusto, que haga que esa voluntad se mantenga en el largo plazo, con independencia de los cambios en el dominio de dicho terrenos”, indicó Francisco Solí­s.

Esta ley surgió hace varias décadas en Estados Unidos bajo el nombre de servidumbre ecológica o de conservación (conservation easement), como un mecanismo legal y voluntario que permite al dueño de un área natural destinarla a la conservación, sin perder el derecho de propiedad sobre ésta. En Chile su formulación y promulgación fue el resultado de una combinación de múltiples esfuerzos de parlamentarios, académicos, profesionales, gestores de iniciativas privadas de conservación y ONGs.

Menu