17/agosto/2018
Conclusiones Diagnóstico y actividad de Diseño Participativo

Tras un intenso trabajo de levantamiento de información, entrevistas y encuestas, a mediados de agosto presentamos el resultado final del diagnóstico clínico, social y físico a la comunidad completa del Hospital Clínico San Borja Arriarán. Tras la presentación de las principales conclusiones de los diagnósticos, realizamos la actividad de diseño participativo con la misma comunidad (usuarios, familiares y funcionarios).

Con toda una comunidad ansiosa por escuchar y ver sus propias voces, Valentina Schmidt -arquitecta de Fundación Cosmos a cargo del proyecto- dio inicio a la presentación del diagnóstico. Un trabajo realizado en conjunto con el equipo coordinador del proyecto Jardín Terapéutico del Servicio de Neuropsiquiatría infantil del Hospital Clínico San Borja Arriarán, el que se compone de tres áreas de análisis:

Diagnóstico clínico, estudio de las condiciones clínicas de los pacientes, además de los aspectos físicos-clínicos del Servicio de Neuropsiquiatría infantil.

Diagnóstico social, levantamiento de los anhelos, necesidades y sueños de los usuarios (niños y jóvenes de 0 a 18 años), familiares y funcionarios de las unidades de Neurología y Psiquiatría, a través de entrevistas, diálogos, encuestas (abiertas) y dibujos.

Diagnóstico físico, estudio del uso del espacio, acceso y potencialidad del área del Jardín Terapéutico de la Unidad.

Luego de las conclusiones del diagnóstico, nos dirigimos al área donde desarrollaremos el Jardín Terapéutico para realizar la siguiente etapa metodológica: Diseño Participativo.

Junto a toda la comunidad hospitalaria contemplada en el diagnóstico, la actividad consistió en cuatro mesas de trabajo en base cartografía (plano del jardín), donde cada participante puede dibujar, escribir o expresar sus ideas con respecto a lo que el jardín debe contemplar en su diseño final.

Fundación Cosmos, en las distintas etapas de la metodología utilizada en sus proyectos de jardines sanadores o terapéuticos, involucra constantemente a la comunidad hospitalaria. Sabemos -por la experiencia de los distintos jardines que hemos realizado- que la participación de la comunidad (usuarios, familiares y funcionarios) desde un principio es fundamental. Cuando se involucran desde el ideario (diagnóstico y diseño participativo) de lo que será su propio jardín terapéutico, sabemos que la probabilidad de éxito del proyecto es mayor, ya que gran parte de la mantención y uso del espacio estará en sus manos.

Menu