23/agosto/2018
Educación al Aire Libre: aprender en, desde y para la naturaleza

Seminario “Naturaleza, Plataforma para la Educación” reunió a más de 400 personas y contó con la participación de Pete Higgins, experto en educación al aire libre de la Universidad de Edimburgo,  la Subsecretaria de Educación Parvularia, María José Castro, y del Jefe del Departamento de Educación Ambiental del Ministerio de Medio Ambiente, Roberto González, entre otros.

Santiago, 23 de agosto de 2018.-  Son tantos los beneficios del aprendizaje al aire libre, que deberíamos preguntarnos por qué enseñar dentro de una sala de clases, en lugar de hacerlo en la naturaleza. Esa es una de las afirmaciones que el Profesor Pete Higgins hizo esta mañana en el seminario “Naturaleza, Plataforma para la Educación”, refiriéndose a las evidencias -cada vez más contundentes- que demuestran que el aprendizaje al aire libre potencia el proceso de aprendizaje cognitivo y la formación integral de los niños, niñas y jóvenes.

Pete Higgins, destacado profesor de Educación en la Naturaleza y Educación Ambiental del Moray House School of Education de la Universidad de Edimburgo, viajó desde Escocia para participar en este seminario -además de otras reuniones y actividades- y compartir la visión de su país en cuanto a la importancia del aprendizaje al aire libre, en la naturaleza, dentro de la educación formal.

El evento, organizado por Fundación Cosmos, Fundación Ilumina Fundación Ibáñez Atkinson y Fundación Caserta, tuvo lugar en el Auditorio Telefónica –en Santiago-, y fue la instancia perfecta para conocer algunas experiencias de educación en la naturaleza que se vienen desarrollando en Chile hace varios años, y para conversar sobre la aproximación del sistema educacional chileno hacia esta tendencia de enseñanza – aprendizaje. Por ello el seminario contó también, con la participación de la Subsecretaria de Educación Parvularia, María José Castro, y del Jefe del Departamento de Educación Ambiental del Ministerio de Medio Ambiente, Roberto González, quienes destacaron la importancia de sacar a los niños de las salas de clases para promover su formación integral, acorde con los nuevos desafíos de la educación.

“Educar en la naturaleza, al aire libre, le otorga a nuestros niños, niñas y jóvenes la oportunidad de desarrollar una interacción de calidad entre ellos mismos y la naturaleza; no cabe duda que es en la naturaleza donde se aprende a observar, a desarrollar el pensamiento crítico, sistémico y creativo. Y es nuestro deber proveerles a nuestros niños esa posibilidad”, señaló al respecto María José Castro.

Por su parte,  Roberto González reforzó que “Para que la política pública en esta materia empiece a tomar fuerza, requiere de fuerza; de esa que viene de la reflexión, que viene de ustedes, profesores, apoderados y sociedad en general (….). Entre todos debemos relevar la discusión en torno a la necesidad de salir del aula, y enfatizar que esta opción que no sólo es conveniente para nuestros niños y niñas, sino también para nuestros profesores”.

En base a la evidencia de los estudios realizados en distintos países, el Ministerio de Educación de Escocia incorporó el aprendizaje al aire libre como parte integral del currículo escolar, afirmando que “la naturaleza provee una diversidad de recursos y espacios que son difíciles de replicar en un ambiente cerrado”. Es así que este país al día de hoy desarrolla sus políticas de educación en torno al concepto “Aprendiendo para la sustentabilidad” (Learning for Sustanability) y ha implementado el “Currículo para la Excelencia a través de la Educación al Aire Libre” (Curriculum for Excellence Through Outdoor Learning – CETOL), que combina información relativa a la seguridad y cuidados a la salud que deben considerarse al llevar a los alumnos afuera, con una gran variedad de recursos para implementar la educación al aire libre, incluidos asesoramientos en autoevaluación, casos de estudio e ideas para hacer actividades concretas.

“Si bien cada país tiene sus tiempos y sus dinámicas propias, me parece que Chile está en un muy buen momento para impulsar el aprendizaje al aire libre en su sistema de educación formal. El mundo en este sentido está cambiando, las tendencias son claras en eso y Chile no tiene por qué ser la excepción. He visto muy buena disposición y entendimiento en sus autoridades para poder avanzar hacia ello”, dijo Higgins refiriéndose a las reuniones que sostuvo con la Ministra de Medio Ambiente, Carolina Schmidt, con el Subsecretario de Educación, Raúl Figueroa, y con el Comité Editorial de la Política Nacional de Educación para el Desarrollo Sustentable (PNEDS) liderada por el MMA.

Es importante hacer notar que, según indica Higgins, el aprendizaje al aire libre se aplica desde la puerta del colegio hacia afuera: puede hacerse en los terrenos del colegio, en la manzana alrededor de éste, en plazas y parques cercanos, o en parques naturales más alejados. Todo esos escenarios son válidos para practicar la educación al aire libre; para despertar en lo alumnos preguntas sobre “el mundo real” que ellos mismos deberán responderse a través de la investigación interdisciplinaria y del procesamiento de información.

Durante el seminario, de hecho, se expusieron algunas iniciativas locales que dan cuenta de lo anterior, como aquellas que tienen lugar en la Escuela Agroecológica de Pirque o en el jardín infantil Las Ardillitas de Coquimbo, sobre las cuales hablaron sus directoras Mary Anne Muller y Miruska Juica,  respectivamente. De igual forma, se plantearon las experiencias de aprendizaje al aire libre que ha liderado Rod Walker –educador ambiental británico radicado en Chile hace casi 30 años- a través  de las Escuelas al Aire Libre, así como aquellas que ha impulsado Mónica Luna –directora de Educación de la Corporación Municipal de Peñalolén- al llevar a muchos a colegios de su comuna al Parque Educativo Likandes.

El seminario “Naturaleza, plataforma para la Educación” y las demás actividades sostenida por Higgins durante la semana, son parte de una estrategia impulsada por las Fundaciones Cosmos, Caserta, Ilumina e Ibáñez-Atkinson para promover el ejercicio de la educación donde la naturaleza sea una plataforma para que niños y niñas puedan desarrollarse integralmente, consolidándose como agentes de cambio para un mundo sustentable.

Menu