Jardines Sanadores

En centros de salud

Jardines Sanadores

Share on FacebookTweet about this on Twitter

Estar en contacto con la Naturaleza nos hace bien; lo sabemos intuitivamente y en las últimas décadas también la ciencia lo ha comprobado. Rodearse de árboles, escuchar el agua correr, sentir el viento o tocar la tierra, nos relaja, nos llena de bienestar y también nos sana. Así lo han demostrado estudios científicos y experiencias crecientes en centros de salud, al comprobar que las áreas verdes contribuyen significativamente a la rehabilitación física y psíquica de los pacientes, permitiéndoles una mejor recuperación y mejorando, además, la calidad de vida de toda la comunidad. Por ello, los jardines sanadores son una tendencia creciente en el mundo, y Chile no es la excepción.

Ya en la década de los ochenta el doctor sueco Roger Ulrich –uno de los más destacados en esta materia y cofundador del Centro para Sistemas de Salud y Diseño de la Universidad de Texas A&M- publicó el estudio “View through a window, may influence recovery from surgery” en el que concluía que “observar un jardín puede acelerar la recuperación de una cirugía, infecciones u otros malestares”. Luego, la médico neuroinmunóloga Esther Sternberg coincidió en su libro “Healing spaces: the science of place and well-being” que sólo tres a cinco minutos observando espacios dominados por árboles, flores o agua ayudan a reducir el enojo, la ansiedad y el dolor, y además induce relajación y cambios en la presión sanguínea, tensión muscular y actividad eléctrica del corazón y el cerebro.

¿Qué hacemos?

En Chile la tendencia de hacer jardines sanadores es reciente, pero poco a poco ha ido ganando terreno. Una experiencia importante en ese sentido, es la que hemos realizado en diversos centros de salud recuperando y/o creando nuevas áreas, para convertirlas en espacios sanadores para la comunidad hospitalaria. El objetivo es que los pacientes, familiares y funcionarios del lugar, tengan un espacio de sanación a través de la conexión con la naturaleza, haciéndolos partícipes de su proceso de diseño y ejecución.

En la recuperación de cada jardín se han sumado diversas fuentes de apoyo, sin las cuales los resultados logrados no hubieran sido posibles. Distintas fundaciones, empresas privadas a través de su área de Responsabilidad Social Empresarial-o bien directamente-, y las propias instituciones beneficiadas, se han motivado para colaborar con financiamiento y/o voluntariado en aspectos como la pintura de los edificios circundantes a los jardines, la compra y plantación de las especies vegetales, o la ejecución de las obras civiles para el acceso universal a los espacios de descanso. La sinergia de todos los esfuerzos no sólo ha transformado espacios antes en desuso, sino que ha mejorado la calidad de vida de toda una comunidad. Y es que los beneficios que nos trae la conexión con la naturaleza son tan evidentes, que muchos médicos ya consideran la exposición a las áreas verdes como un complemento fundamental de los tratamientos médicos. Se habla, de hecho, de la “píldora verde” para referirse a la medicación de naturaleza.

De ahí la importancia que el diseño, construcción y/o remodelación de todo un centro de salud incorpore espacios para que pacientes y el resto de la comunidad hospitalaria se conecte e interactúe con la naturaleza, sin que esto sea considerado un lujo, sino una necesidad que debiera estar al alcance de todos y todas.

En Chile, en colaboración con Fundación Inspira y Fundación Ilumina, hemos desarrollado jardines sanadores en dos centros de salud.

En el Hospital del Salvador, ubicado en la comuna de Providencia, Región Metropolitana, recuperamos cinco jardines para convertirlos en espacios sanadores, mientras que en el Pequeño Cottolengo ubicado en la comuna de Cerrillos, hemos recuperado el jardín “Paz y Amor” para los pacientes con daño cognitivo severo, transformándolo en un jardín sanador y terapéutico para la comunidad.

¿Cómo lo hacemos?

 

Un jardín sanador es un espacio natural dentro de un centro de salud, diseñado específicamente para promover y mejorar la salud y bienestar de los pacientes, familiares y funcionarios del lugar.

Observar un jardín puede acelerar la recuperación de una cirugía, infecciones u otros malestares. Dr. Roger Ulrich, cofundador del Centro para Sistemas de Salud y Diseño de la Univesridad de Texas A&M.

Un jardín sanador es un espacio natural dentro de un centro de salud, diseñado específicamente para promover y mejorar la salud y bienestar de los pacientes, familiares y funcionarios del lugar.

Observar un jardín puede acelerar la recuperación de una cirugía, infecciones u otros malestares. Dr. Roger Ulrich, cofundador del Centro para Sistemas de Salud y Diseño de la Univesridad de Texas A&M.

Menu